Blog

Ella Global Community / Uncategorized  / Interview Myrtille Danse – Directora Hivos Latin America & Caribbean

Interview Myrtille Danse – Directora Hivos Latin America & Caribbean

 

Eres directora de Hivos para América Latina y el Caribe, una fundación holandesa de cooperación internacional muy reconocida internacionalmente que, entre otros temas, ha luchado contra los derechos LGBTI durante más de 20 años. ¿Puedes contarnos un poco sobre el enfoque de la Fundación y sus principales éxitos?

 

Hivos busca soluciones nuevas y creativas para problemas globales persistentes; soluciones creadas por personas que toman sus vidas en sus propias manos. Ofrecemos un contrapeso positivo contra la discriminación, la desigualdad, el abuso de poder y el uso insostenible de los recursos de nuestro planeta. Nuestra misión es innovar para el cambio social. Con proyectos inteligentes en los lugares correctos, trabajamos hacia sociedades más abiertas y verdes.

Una de nuestras seis áreas temáticas es los derechos sexuales. Buscamos un mundo donde todos, independientemente de su orientación sexual e identidad de género, tengan control sobre sus propios cuerpos, sus identidades sexuales y sus relaciones. Por lo tanto, buscamos que las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e inter- sexuales, las personas que viven con el VIH y las trabajadoras sexuales utilicen las habilidades, capacidades y estructuras de apoyo recientemente adquiridas para reclamar sus derechos.

La otra cara de la moneda es que queremos que las sociedades de los países donde trabajamos reconozcan y acepten todas las orientaciones sexuales y las identidades de género. Algunos ejemplos de programas se pueden encontrar en este enlace: www.hivos.org/focus-area/sexual-rights-and-diversity/#programs

 

Tu puesto en Hivos conlleva muchas responsabilidades. ¿Nos puedes describir un día normal para ti en la oficina?

 

Soy responsable para el manejo/ la gestión de la oficina regional para América Latina y el Caribe. La oficina regional tiene su sede en Costa Rica, pero también administramos las oficinas locales con sede en Guatemala, Bolivia, Ecuador y Brasil. En total tenemos 90 personas trabajando en la región y un presupuesto anual de 20 millones de euros. Nuestra oficina global tiene su sede en los Países Bajos.

Debido a las diferencias de 8 horas, mi día a menudo comienza a las 5 de la mañana con llamadas con mis colegas en los Países Bajos. Después de dejar a mis dos hijos en su escuela, llego a mi oficina. Coordino mi día con mi asistente y mi gerente de operaciones. El día es muy diverso. Tengo reuniones con mis gerentes de programa sobre el progreso de los programas que Hivos esta implementando sobre los derechos sexuales, la libertad de expresión, el empoderamiento de las mujeres, la alimentación sostenible y la energía sostenible.

Asisto a cualquier problema de seguridad relacionado con nuestro personal local y nuestros socios en países donde los problemas políticos están ocurriendo. Me reúno con los gerentes de desarrollo de programas para analizar nuevas estrategias, oportunidades de colaboración con otras partes y estrategias de búsqueda de recursos. También me reúno con nuestros socios para analizar su trabajo, sus necesidades y sus sugerencias para mejorar nuestras colaboraciones. Muy frecuentemente asisto a eventos y participo en paneles o compartimos nuestra visión a través de ponencias.

A menudo viajo a los países donde se encuentran nuestras oficinas locales para coordinar asuntos políticos, financieros y operativos. También visito funcionarios públicos, activistas de derechos humanos, gerentes de empresas y funcionarios de organizaciones internacionales para desarrollar asociaciones, compartir nuestra opinión sobre cuestiones políticas y buscar financiación.

 

¿Podrías contarnos un poco sobre tu viaje profesional?

 

Estudié administración de empresas en los años noventa. Durante mis estudios nació mi interés por el tema del desarrollo sostenible. Fue en la misma época de la gran Conferencia internacional sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro en 1992. Esta agenda incluía un papel importante de involucrar y hacer co- responsable al sector privado de contribuir a la creación de soluciones frente a los problemas ambientales y sociales en la sociedad.

 

En 1994 organicé con un grupo de estudiantes un viaje estudiantil hacia Costa Rica. Realizamos investigaciones de campo para empresas, el gobierno holandés y los institutos de investigación holandeses sobre cuestiones de desarrollo sostenible y logramos que se financiara el viaje para cuatro semanas. Después de este viaje, establecí una empresa de consultoría con otro estudiante y trabajamos durante 2 años en forma paralela al estudio en análisis de oportunidades de mercado y desarrollo de planes de negocios para una serie de clientes en Costa Rica y Holanda. Esto nos permitió viajar un par de veces a Costa Rica.

Cuando me gradué, me mudé a Costa Rica y trabajé durante 8 años a tiempo parcial como consultora de negocios en responsabilidad social corporativa para KPMG y CEGESTI, y el otro tiempo parcial como consejera de desarrollo sostenible en el sector privado para la Embajada del Reino de los Países Bajos para Centroamerica. En 2004 volví a Holanda y trabajé durante cinco años en un instituto de investigación aplicada como gerente de la unidad de cadenas productivas más sostenibles y consumo sostenible.

Lideré entre otros programas en (café, soja, horticultura, semillas oleaginosas) Europa, Asia, África y Latino America. En 2009, establecí mi propia empresa social llamada BoP Innovation Center. Nuestro objetivo era desarrollar junto con el sector privado nuevos modelos de negocio para introducir productos y servicios para gente que vive en extremada pobreza, la llamada Base de la Pirámide. Junto con empresas multinacionales como Unilever, DSM y Philips, desarrollamos nuevos productos y servicios para mejorar la seguridad alimentaria, el acceso a energía renovable, la salud y la mobilidad. En 2015 entregué la gestión y asumí la responsabilidad de directora para Hivos en América Latina y el Caribe.

 

¿Qué causa te apasiona más y por qué?

 

Permitir que las personas desarrollen sus sueños y mejoren su bienestar. Creo que cada individuo tiene la capacidad de soñar y alcanzar su ambición. Algunas personas viven en mejores condiciones que otras, entonces es bueno poder ayudar a los menos privilegiados a mejorar sus condiciones para que puedan explorar su propio potencial y desarro- llarse más. ¿Cuándo descubriste que eras lesbiana? ¿Cómo fue tu experiencia cuando saliste del armario? Lo descubrí cuando era adolescente. Esto fue en los años 80 en los Países Bajos, el período del segundo movimiento feminista.

 

Mi madre me llevaba a las llamadas “cafeterías y discotecas para mujeres” y allí conocí a todo tipo de mujeres, entre otras lesbianas. En cierto momento, conocí a una mujer con la que me enamoré. Tuvimos una relación de amor durante casi 5 años.

 

¿Cómo te describirías?

 

Soy una emprendedora reflectiva, innovadora social, muy positiva. Me gusta iniciar pero me cuesta finalizar. En mis relaciones privadas soy muy fiel, llena de pasión, me gusta pasar tiempo con mi familia y amigos, pero también me encanta estar en mi espacio privado disfrutando de la naturaleza y la música. Quiero contribuir a los cambios en la sociedad, pero también soy realista en cuanto a que los desafíos son grandes pero confío en que si cada uno contribuye con una pequeña gota, ya todas las gotas ayudan a detener el fuego.

 

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

 

Me encanta pasar tiempo en la naturaleza haciendo hiking, natación, remar en un kayak u otro tipo de barco. Me encanta la música, preferiblemente música de todas partes del mundo. Me apasiona viajar, conocer lugares nuevos, preferiblemente con mis hijos y pareja. Por otro lado me encanta pasar tiempo con nuestros amigos, preparar y comer comida deliciosa, tener discusiones apasionadas sobre todo tipo de problemas sociales y bailar.

 

Has estado viviendo en Costa Rica por muchos años. ¿Qué evento en tu vida te trajo allí?

 

He vivido en total 11 años en Costa Rica, con una interrupción de 10 años en la que vivimos en los Países Bajos. Junto con algunos estudiantes de mi universidad organizamos un viaje de estudio sobre el desarrollo sostenible a Costa Rica en 1994. Estoy vinculada con Costa Rica desde 1994. He vivido en total 11 años en Costa Rica, con una interrupción de 10 años en la que vivimos en los Países Bajos.

La primera vez vine en un viaje estudiantil, fue en 1994. Durante cuatro semanas trabajamos duro en unos proyectos de investigación para las cuales habíamos recibido dinero que hizo posible viajar, y durante cada fin de semana visitamos una parte diferente del país. Nadamos debajo de cataratas, bajamos en balsas por ríos bravos, caminamos en plena lluvia por bosques tropicales, andamos en caballo por la playa, y bailamos cada noche en otro lugar. Te puedes imaginar que asi me enamoré del país y su gente.

 

Estás casada con una mujer y tienes tres hijos, en un país donde el matrimonio entre personas del mismo sexo aún no se ha legalizado. ¿Cuál ha sido tu experiencia personal y qué obstáculos has enfrentado como lesbiana en Costa Rica?

 

En Costa Rica las personas no son muy abiertas acerca de su orientación sexual. Sin embargo, las personas respetan nuestra relación y actúan de manera normal. Siempre y cuando no expresas demasiado obvio tu preferencia sexual, las personas te tratarán de una manera “normal”. Sin embargo, no tenemos el derecho de casarnos en Costa Rica, y nuestro matrimonio extranjero todavía no puede ser reconocido por legislación local que inhibe la opción de un matrimonio entre personas del mismo sexo.

Esto implica que nuestros hijos menores y yo no podemos obtener una visa de residencia local basada en nuestra relación familiar. No puedo salvaguardar la pensión de mi pareja. En el pasado, no era posible visitar a tu pareja en el hospital, pero creo que eso cambió recientemente. Mi pareja tampoco puede lograr que la adopción de los niños sea reconocida en el país.

 

Como mujer lesbiana, ¿cómo hiciste para ser madre? ¿Qué posibilidades y recursos estaban disponibles para abrazar la maternidad?

 

Hemos elegido quedarnos embarazadas por un donante conocido. En ésta época vivíamos en los Países Bajos, donde gozamos de cobertura de seguro de salud y asistencia médica, previstos por los arreglos médicos del país.

 

¿Cómo fue recibida tu decisión por tu familia y tus amigos?

 

Fue recibida de manera muy positiva.

 

Este año se han producido importantes acontecimientos en América Latina para los matrimonios entre personas del mismo sexo y los derechos LGBTI, resultando de la Opinión Consultiva de la Corte Interamericana que declaró dichos matrimonios un derecho fundamental garantizado por la Convención Americana de Derechos Humanos. ¿Cuáles son tus esperanzas sobre el futuro del matrimonio igualitario y los derechos LGBTI en general en América Latina?

 

Mi esperanza es que se eliminen todas las restricciones en relación al matrimonio igualitario y la desigualdad entre las minorías sexuales y los heterosexuales. Todos tenemos la oportunidad de beneficiarnos de los mismos derechos. Es injusto e inaceptable que seamos tratados de una manera diferente solo por la elección que hacemos con quienes queremos tener una relación sexual y compartir nuestra vida privada. Ésta elección no afecta a todas las demás personas, y por esta razón es realmente extraño y preocupante que algunas partes de la población heterosexual así como las personas religiosas defiendan esta discriminación.

 

Espero que el cambio que experimentemos no sólo ocurra a nivel institucional y jurídico sino también a un nivel más personal y que las personas en América Latina tengan una mentalidad más abierta sobre la belleza de vivir en armonía con las diferentes culturas, géneros y sexualidades, y que una sociedad más inclusiva reduzca la violencia, la agresión, la frustración y otros sentimientos negativos que nos impiden ser felices y crear una sociedad próspera.


 

 

Basándonte tanto en tu experiencia profesional como en tu experiencia personal viviendo en América Latina, ¿cuál es el mayor desafío que enfrentan las mujeres en esta región?

 

Violencia y discriminación.

 

¿Cuáles son tus esperanzas para la Conferencia Internacional de Lesbianas de ELLA que tendrá lugar en San José el próximo año?

 

Alegría, inspiración, nuevos contactos, nuevas vibraciones dentro de los movimientos lésbicos locales para innovar la forma en la que intentan promover el cambio, acceso a recursos (conocimiento, contactos, financiación) para que la comunidad lésbica local continúe trabajando para crear mejores condiciones para sus pares.

 

¿Qué consejo te gustaría dar a las mujeres lesbianas que tienen miedo de salir del armario?

 

Puedes estar segura de que no eres la única, busca otras mujeres como tú para que no te sientas sola. Así podrás sentirte inspirada y podrás aprender de ellas cómo desarro- llarte más y ser feliz como lesbiana.

 

¿Dónde te ves en los próximos 5 años como madre, pareja, profesional de trabajo y como mujer?

 

Después de que fallecieron mis padres, me di cuenta de que planear mucho hacia el futuro no tiene sentido y que a menudo me generaría estrés e incomodidad. Por esta razón, tiendo a planificar mis sueños y ambiciones personales por un periodo de no más de un año. Intento comprobar conmigo mismo lo que es importante para mí para sentirme feliz, que son mis sueños personales, y tratar de definir los objetivos a los que me gustaría llegar a fin de año. Me esfuerzo por alcanzarlos, pero no me siento frustrada si no los alcanzo a todos.

En esta etapa de mi vida, lo que es importante para mí es encontrar el equilibrio adecuado entre mi vida privada en la que deseo proporcionar un ambiente amoroso y estimulante para mi pareja, hijos, familiares y amigos, y mi vida profesional en la que quiero compartir mis experiencias con mis colegas, desarrollar junto con ellos estrategias para aumentar el impacto y explorar nuevos modelos de negocios tanto para la organización en la que trabajo como para las organizaciones con las que trabajo conjuntamente.

En un nivel muy privado, realmente disfruto sintiéndome asentada y más reflexiva. Me siento feliz conmigo misma y disfruto de las cosas que van bien, y exploro las cosas que se sienten incómodas para ver cómo puedo hacerlo de otra manera.

 

Has vivido muchos años en Costa Rica. ¿Piensas quedarte allí para siempre o piensas regresar a los Países Bajos en un futuro cercano?

 

Me encanta vivir en Costa Rica y los Países Bajos. Ambos países tienen muchas cosas hermosas que ofrecer. Viviré en el país que mejor se adapte a mis necesidades y a los de mi familia. Si esto me lleva a otro país, también estoy abierto para eso. Si puedo hacerlo desde Costa Rica, eso también es genial.

 

¿Cómo te sientes como mujer holandesa viviendo en Costa Rica? ¿Qué te gusta y qué te desagrada?

Costa Rica es un gran lugar para estar. La calidad de vida es realmente buena, y la cultura y la forma en que las personas interactúan entre sí es realmente agradable. Nosotros, como personas del norte de Europa, podemos aprender mucho de su cálida forma de interactuar, cuidar de sus familiares y ciudadanos, flexibilidad para responder a situaciones inesperadas de la vida.

Pero cuando vives en el extranjero siempre hay cosas que extrañas de tu propio país, gente y cultura. A veces extraño las cuatro estaciones. Ver los colores de los árboles cambiar en otoño y sentir el viento frío en tu cara. La sorpresa de nieve cayéndose y la explosión de nueva vida en primavera. Las largas y profundas conversaciones con mis amigos más queridos. Y me encantaría que los costarricenses a veces sean un poco más directos en sus sentimientos y opiniones, ya que ayuda a encontrar juntos soluciones para los desafíos.

También me gustaría ver que se respeten los derechos LGBTI, y que disfruten de los mismos derechos que otros en la sociedad. Cuéntanos acerca de un evento personal que te marcó particularmente en tu vida. La muerte de mis padres, ya que me hizo consciente de que la vida es corta y puede detenerse de repente. Realmente deberías vivir cada día como si fuera el último.

 

¿Cuáles son tus sueños? Si pudieras elegir, ¿qué te gustaría que sucediera en tu vida?

 

Espero que mis hijos se mantengan saludables y se desarrollen como adultos felices, independientes, sociales e inspiradores. Espero poder compartir mi vida con mi pareja por muchos años más.

Y espero que la tendencia actual de discriminación, avaricia y pensamiento a corto plazo cambie, y que haya cada vez más líderes jóvenes e inspiradores en el sector público, privado y social que contribuirán a crear un mundo más inclusivo y respetuoso del medio ambiente, por lo que mis hijos y sus hijos puedan disfrutar de la paz, la naturaleza y la salud de la misma manera en que he podido disfrutar hasta ahora en mi vida.